Si lo dijo Einstein…

Nos gusta mirar las letras con sus formas y contraformas, la fotografía, la ilustración, los collage, los colores y la falta de color. Nos gusta fijarnos en las texturas, los espacios, dimensiones, pliegues, superposiciones y movimientos. Nos gusta el diseño y que haya un mensaje que transmitir.

Así las cosas, después de haber estudiado diseño gráfico y de vivir distintas experiencias personales (viajes varios, amores, desamores, nuevos amores, conocer gente, encontrar amigos que pasaron a ser fundamentales para ser felices, descubrir que algunas cosas no eran tan importantes como en otro momento las pensamos y que otras tienen más peso del que nos creíamos, más un larguísimo etcétera) y laborales (formar parte del equipo de una agencia de publicidad, querer ver qué pasaba en otros lugares y mudarnos de pais para estudiar más, empezar de nuevo –esta vez en estudios de diseño–, asistir a diversas charlas / seminarios / exposiciones, colaborar con otros profesionales y hacer malabares para compaginar trabajos de horarios fijos con los freelance que cada vez eran más frecuentes), decidimos que el reto de crear un espacio propio era algo que nos ilusionaba. Una locura, dijeron algunos, quién quiere ponerse por su cuenta teniendo algo fijo, repetían.

Desoyendo estas cuestiones y haciendo caso sólo a los que nos apoyaron en todo momento (hombre, por fin! ya era hora! dijeron; así que nos animamos), en 2008 formamos «Atipicamente». Desde aquel entonces, aquí estamos: sonrientes y de pie, felices con la decisión de aquel día y agradecidos con todos aquellos que nos confían sus proyectos para que podamos aportarles nuestro know-how, ilusionados con los nuevos proyectos que vendrán y atentos a seguir aprendiendo con cada experiencia nueva. Ya lo dijo Albert Einstein “Life is like riding a bicycle. To keep your balance you must keep moving”.